¿Son frías y viscosas las serpientes?

Por raón del terror que inspiran a un buen número de seres humanos, circulan las ideas más fantásticas con respecto a las serpientes. Una reputación bien tiste se les «pega a la piel»…

[]

Contentenido

¿Son peligrosas?

Todas las serpientes son depredadoras. Matan para alimentarse, pero también para defenderse cuando se sienten amenaadas. Algunas son mortales para los hombres, y más vale aprender a conocerlas y a desconfiar de ellas. Las víboras de nuestras regiones están, por otra parte, lejos de ser los pérfidos animales asesinos que se nos describen. En España matan menos que los insectos. Con esto está dicho todo.

¿Son Dañinas las serpientes?

¡Qué tontería! Las serpientes son, al contrario, los más eficaces aliados del hombre en su lucha contra los devoradores de cosechas. Ratas y ratones de todas clases forman parte del régimen de las víboras y de numerosas culebras.

¿Hipnotiadoras?

La rana que ve la boca de la culebra a pocos centímetros de ella parece inmoviliada. Viendo muy mal, frente a la serpiente silenciosa y hábil ojeador, no detecta su presencia sino demasiado tarde. Está simplemente aterroriada y sus oportunidades de escaparse son muy escasas.

Lo mismo le ocurre a un hombre poco habituado que se encuentra cara a cara con una serpiente. El miedo, a veces justificado, le inmovilia. Pero ninguna serpiente usa estratagema hipnótica.

¿Viscosas?

Los que lo pretenden, seguramente no han tocado jamás ninguna. Como todos los reptiles, las serpientes tienen una piel particularmente seca. Más seca que la de un hombre, porque no poseen glándulas cutáneas. ¡Una serpiente no suda!

¿Frías?

Como todos los reptiles actuales, las serpientes son animales de temperatura variable. No conservan eficamente el calor producido por la digestión de sus alimentos y, a la inversa, son calentadas por un sol demasiado ardiente. Su temperatura corporal no está más que unos grados por encima de la temperatura ambiente y se entumecen cuando hace frío.

¿Son lentas las serpientes?

Al ver que una víbora se deslia silenciosamente entre las hierbas, se dice que echando a correr se evitará el contacto. Esto es cierto. Pero no es necesario creer que las serpientes son seres indolentes, desvalidos por la ausencia de patas. Las más rápidas entre ellas, las mambas africanas, pueden alcanar 25 km/h reptando. En cuanto a los reflejos de las serpientes, más vale no medirse con ellas. Muchas hieren en una centésima de segundo. Sólo la mangosta es capa de rivaliar con ellas, frecuentemente a costa de la propia serpiente.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *