¿Porque La Necesidad De Emigrar De Algunos ANIMALES?

Aves, mamíferos, peces, insectos, etc., experimentan una extraña necesidad de cambiar de hábitat más o menos regularmente. Las raones, múltiples, están frecuentemente ligadas a la reproducción o a la alimentación. O bien a las dos cosas a la ve.

[]

Contentenido

Los renos, por ejemplo, son muy conocidos por sus continuas correrías. ¡Imposible para ellos permanecer en un sitio! Y los lapones, que viven en gran parte gracias a estos animales, deben seguirlos en sus peregrinaciones. De hecho, los renos, como muchos otros mamíferos, en África especialmente, son más nómadas que migradores. Vagan, pues, en grandes rebaños, en busca de su alimento.

A veces, una superpoblación provoca una baja de recursos alimentarios y una falta de espacio. Esto impulsa a los animales a abandonar su lugar de vida habitual. Es lo que les ocurre a los lemmings(ratones campestres), o en el caso de las tristemente célebres invasiones devastadoras de langostas.

Los más famosos migradores son, sin ninguna duda, las aves. Pero, ¿quién pensaría, por ejemplo, que las anguilas están entre los mayores viajeros de la Tierra? En la primavera es cuando comiena su gran aventura. Después de haber vivido una decena de años en los ríos, los lagos y las lagunas de Europa y del litoral mediterráneo, las anguilas se reúnen hacia el mar y parten juntas hacia el oeste. Constituyen bancos donde machos y hembras están meclados, y avanan 25 o 30 kilómetros por día. Sin comer, atraviesan así el océano Atlántico en dirección del mar de los Sargaos, donde se reunirán con las anguilas venidas de América del Norte. Una ve llegadas, las hembras pondrán cada una varios millones de huevos, que son fecundados por los machos directamente en el agua. Después, agotadas e incapaces de regresar, todos estos adultos mueren. Pero la aventura, sin embargo, no ha terminado, porque, algunos días después, nacen los alevines. Arrastrados por el Gulf Stream, emprenden un viaje arriesgado hacia el este, que durará dos años. Llegados a las costas europeas y norteafricanas, experimentan una metamorfosis, después se dispersan en los ríos, donde vivirán unos die años. Hasta su gran viaje hacia el oeste.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *