La Raya Común O Raja Clavata

[]Características: Disco ancho en forma de rombo (prominente en el borde anterior) con “alas” puntiagudas. Hocico corto y en ángulo obtuso. Parte superior e inferior armadas de púas; en los individuos adultos la cara superior está provista también de numerosos aguijones grandes que se asientan en la piel mediante unas placas básales anchas y lisas similares a la cabea de un clavo (de ahí su nombre latino,Raja clavata); en las hembras también se encuentran estos aguijones en la parte inferior. En los ejemplares jóvenes y en las hembras se halla una hilera longitudinal de aguijones a lo largo de la línea dorsal y del eje de la cola, que en los machos sólo está presente en el eje de la cola. Los machos están provistos de aguijones de gancho pequeños y móviles en las aletas pectorales y delante de los ojos, 36-46 dientes puntiagudos en los machos y aplanados en las hembras. 2 aletas dorsales pequeñas al extremo del eje de la cola largo y delgado. Aleta caudal pequeña, no existe aleta anal. Machos con grandes órganos copuladores estiloides.

Color: Cara dorsal gris claro o marrón claro, sobre todo en los individuos jóvenes salpicada por manchas más claras con un ribete marrón y puntos pequeños y negros que pueden juntarse formando líneas. Cara ventral blanca, con el borde oscuro.

Longitud: machos máx 70 cm, hembras máx 125 cm.

Distribución: Atlántico Oriental, desde Noruega y sur de Islandia hasta Sudáfrica; mar del Norte, oeste del mar Báltico, canal de la Mancha, Mediterráneo y mar Negro. Preferentemente en fondos arenosos y fangosos, en aguas someras (20-60 m) o en profundidades de hasta 500 m.

Modo de vida: Raya activa al atardecer y durante la noche; los ejemplares grandes deben tratarse con precaución pues pueden lanar potentes descargas eléctricas. Las hembras alcanan la madure sexual con 9 años y los machos con 7. La copulación se realia cerca de la superficie de aguas someras. Ovíparas; las cápsulas de los huevos (hasta 20 por hembra, 6-9 x 5-7 cm de tamaño) se expulsan en aguas litorales someras desde donde son arrojadas con frecuencia a la playa.

Alimentación: principalmente crustáceos, pero también gusanos, moluscos, peces del fondo y equinodermos.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *