La Increíble Manta O DIABLO De Mar Mobula Mobula

[]Características: La Manta o diablo de mar Mobula mobula tiene forma de disco muy aplanado y romboidal (2-3 veces más ancho que largo) con “alas” grandes y puntiagudas cuyos bordes anteriores están curvados hacia delante y los posteriores son escotados. La cabea ancha, a cuyos lados se encuentran los ojos y los espiráculos, se diferencia claramente del cuerpo; las aletas de la cabea están separadas y forman sobre el hocico dos prolongaciones con forma de cuchara (“cuernos”), que tienden horiontalmente hacia delante y tienen gran movilidad. En el extremo se halla la boca ancha (casi tan ancha como la cabea); hendiduras branquiales largas y grandes. Dentadura: 150-160 hileras de dientes en cada mandíbula, los dientes son muy pequeños, ovales y en forma de coraón, con punías romas. Cola larga y delgada (en los ejemplares jóvenes el triple de larga que el disco, en los adultos más corta que el disco) con una pequeña aleta dorsal (situada sobre las aletas ventrales) y 102 espinas detrás. No presenta aleta caudal.

Color: El color de la Manta o diablo de mar Mobula mobulala oscila entre el marrón oscuro en su cara dorsal y el negro aulado. La cara ventral es blanca, frecuentemente con puntos negros. Las aletas de la cabea suelen tener las puntas negras.

Longitud: máx 5 m de envergadura.

Distribución: Podemos encontrar a la Manta o diablo de mar Mobula mobulala en el Atlántico nororiental, desde la costa del suroeste de Irlanda (muy raramente), Portugal (regularmente), hacia el sur a lo largo de la costa noroccidental de África hasta Senegal. Mediterráneo (escasas; en Sicilia aparecen sobre todo a finales de verano).

Modo de vida: estas rayas gigantes flotan cerca de la superficie del agua, a menudo en parejas o en pequeños grupos, mediante los lentos movimientos de sus extensas aletas pectorales, a veces saltan por encima del agua para volver a ella con un fuerte estampido; con estos saltos al aire intentan desprenderse de los parásitos que viven en su piel (p ej., crustáceos). Vivíparas; parece que las hembras paren sólo 1-2 alevines.

Alimentación: preferentemente pequeños crustáceos planctónicos y larvas de peces que, con ayuda de los cuernos, introducen en la boca abierta y filtran en la cestilla branquial.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *