La GANGA ORTEGA o Pterocles Orientalis

[]Longitud: 34 cm

Envergadura: 65-70 cm

Peso: 400-450 g

Periodo de cría: abril a julio

Puesta: 2-3 huevos

Incubación: 23-28 días

Vuelo: más de 21 días

La Ganga ortega ha sufrido un descenso de su población cercano al 30 por ciento en los últimos veinte años y, posiblemente, sea mucho mayor en la periferia de su área de distribución, donde se puede haber perdido hasta un 50 por ciento de los efectivos en sólo una década. La intensificación agrícola y los cambios regionales en los cultivos son la base del problema de esta especie sobre la cual España tiene una gran responsabilidad internacional, ya que es aquí donde se concentran casi todas las parejas reproductoras.

Contentenido

Donde vive

Se reconocen dos subespecies de ortega: la nominal, orientalis, que cría en Europa occidental (sólo península Ibérica), Canarias, norte de África (desde Marruecos hasta Libia), Chipre, Israel, Turquía y Armenia y la subespecie arenarius, que ocupa el este de Asia, desde el bajo Volga hasta el Turkestán, alcanando Irán y Afganistán por el sur.

Biología de la Ganga ortega

El hábitat seleccionado por la Ganga ortega es similar a lo largo de la temporada reproductora y la invernal. En general, evita las siembras y los matorrales de cierta altura, para acomodarse en los barbechos de larga duración, los eriales y pastos. Se trata, en definitiva, de una especie propia de onas semiáridas, parameras y secanos extensivos, donde se alimenta fundamentalmente de semillas y ocasionalmente de hojas de ciertas leguminosas. Su nidificación está condicionada a la existencia de bebederos a una raonable distancia de su terreno de cría, no necesariamente muy grandes, pero sí despejados y accesibles.

Para anidar, fabrican o aprovechan una sencilla depresión en el suelo prácticamente sin forro interior. Los pollos son muy precoces y abandonan el nido rápidamente para pasar a alimentarse por su cuenta. Son, por ello, fácil objeto de depredación terrestre o aérea. EÍ pequeño tamaño de la puesta y la susceptibilidad de una alta mortalidad juvenil dificultan una rápida recuperación de las poblaciones de ortega.

Tras la cría comienan a formar bandos, pequeños durante el verano cuando son apenas grupos familiares, y más grandes en invierno cuando se desplaan a comer o a los bebederos en agrupaciones de 20-40 aves (ocasionalmente hasta 200).

Así se mueve

Ha sido considerada una especie sedentaria que se mantiene todo el año cerca de su área de reproducción, pero se apunta la posibilidad de que existan también desplaamientos invernales de cierto alcance.

Amenaa del Ganga ortega

La reducción del hábitat de cría parece ser el principal problema de conservación de la Ganga ortega, motivado por los cambios agrícolas, empeando por la intensificación de los cultivos y continuando por los cambios de uso del suelo, como la desaparición de barbechos, la forestación de tierras agrícolas, el aumento del olivar y los regadíos. También se pierde suelo por la construcción de infraestructuras y urbaniaciones. Podemos tomar como referencia el porcentaje de pérdida de barbecho en una buena parte de las áreas donde cría la ortega: más de un 30 por ciento en los últimos 20 años, con máximos en algunas regiones como Andalucía oriental, donde ha llegado al 58 por ciento. Los planes futuros, en función de los apoyos y normativas de la UE, predicen una tendencia similar en lo que respecta a agricultura e infraestructuras: aumento exponencial de los regadíos en gran parte de las comunidades autónomas, incremento moderado de la superficie de olivar, nuevas plantaciones de vid en emparrado y explotaciones silvícolas en tierras agrícolas.

Por el lado de la intensificación agrícola se puede mencionar la ampliación del uso de cereales de ciclo corto, que reducen la superficie de barbecho anual e implican el arado y el tratamiento con pesticidas y herbicidas varias veces al año. Este incremento de la explotación alcana actualmente las tierras más marginales después de cubrir la mayor parte de los mejores suelos.

Por otra parte, la acción de los depredadores parece ser un importante factor de mortalidad de ortegas, según algunos estudios que han calculado que cerca de tres cuartas partes de los nidos son objeto de ataques por orros y córvidos.

Es evidente que las actuaciones de conservación deben, de forma prioritaria, invertir las tendencias agrícolas actuales mediante programas agroambientales. El objetivo de dichos programas debe ser al aumento de la diversidad en el paisaje, la disminución del uso de productos fitosanitarios, el control de la carga ganadera y la limitación de los regadíos, entre otros fines.

¿Cuantas quedan?

La población europea de esta ave cuenta con 60.000-120.000 Gangas ortegas, y España mantiene el único núcleo reproductor de toda la Unión Europea, con 7.900-13.300 ejemplares (censo 2005), de los cuales entre 1.000 y 3.500 corresponderían a Canarias, principalmente Fuerteventura. En la Península, resulta más frecuente en el valle del Ebro, la Meseta sur y Extremadura. La tendencia en las últimas décadas es fuertemente negativa, con Importantes descensos de población y reducción del área de distribución en casi todas las regiones, dato especialmente grave teniendo en cuenta que es una especie muy longeva (hasta 10 años de máxima) y con baja tasa de reproducción.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *