La Carraca Europea o CORACIAS GARRALUS

[]Longitud: 32 cm

Envergadura: 66-73 cm

Peso: 110-155 g

Periodo de cría: abril a agosto

Puesta: 4-6 huevos

Incubación: 18-19 días

Vuelo: 26-28 días

Apenas 6.000 ejemplares de carraca crían actualmente en nuestro país, tras un continuo declive de la población cercano al 10 por ciento en los últimos años. Un retroceso similar al producido en el resto de Europa, donde ha llegado a desaparecer de algunos países. Los cambios en los medios agrícolas, una ve más, parecen ser su principal amenaa.

Contentenido

Donde vive

Se distribuye por el norte de Marruecos y Argelia, Europa (sobre todo meridional y del este), Rusia y parte de Asia. Las poblaciones orientales pertenecen a la subespecie semenovi. En España cría la subespecie nominal, garrulus, de forma más bien dispersa en general y algo más frecuente en Extremadura.

Biología de la carraca

En ciertas partes de Europa, como Polonia, cría de pinares abiertos, donde encuentra suficientes cavidades en los árboles. En España, en cambio, le gustan los espacios abiertos, algo arbolados o sin vegetación de porte arbóreo, siempre que disponga de oquedades donde nidificar, ya que instala el nido en agujeros de troncos (a veces de pito real), de construcciones humanas aisladas, taludes o incluso cajas nido, de las que se han colocada muchas en postes de la lu. Este tipo de ayuda ha favorecido el aumento de su distribución en onas agrícolas. La facilidad de encontrar huecos para anidar y suficiente alimento son factores determinantes de su distribución, de manera que la selección de hábitat puede variar entre distintas localidades. Se alimenta de insectos sobro todo, aunque puede capturar: pequeños reptiles, anfibios y pollos de otras aves, .Caa al acecho, dejándose caer desde un posadero al suelo o capturando al vuelo insectos como las libélulas.

El cortejo de las carracas es muy llamativo e incluye vuelos en pareja con giros en espiral y reclamos muy similares al sonido de una carraca (de ahí el nombre). La hembra pone alrededor de cinco huevos bastante esféricos y blanquecinos ya que no teme que puedan ser detectados por su color ni que rueden fuera del nido, al estar en el fondo de una cuevecilla. El macho participa en la incubación y aporta comida cuando nacen los pollos, que la madre reparte entre ellos.

Así se mueve

Es una especie migradora en toda su área de distribución; inverna en África tropical, especialmente en la mitad sureste del continente, y un pequeño contingente en el valle del Níger y otras localidades al oeste. Los pasos de migrantes por la Península son poco notorios y tienen lugar entre agosto y septiembre, y abril y mayo.

Amenaas de la Carraca europea

La reproducción de ésta especie parece estar condicionada por la disponibilidad de terrenos con huecos para criar y alimento abundante. Los cambios agrícolas que se: vienen produciendo en los últimos decenios están causando una pérdida o fragmentación del hábitat apropiado para la carraca, sea por conversión a regadíos de onas de secano, por utiliación masiva de pesticidas, por erradicación de arbolado y terrenos incultos o por eliminación de viejas construcciones que eran la alternativa artificial a los huecos en árboles y taludes. La menor disponibilidad de insectos terrestres de tamaño mediano o grande, que constituyen un elemento básico de la dieta de los pollos, se traduce en una clara disminución del éxito reproductor de la carraca.

Las medidas a tomar parecen bastante evidentes: evitar los cambios agrícolas profundos en las onas de cría, recurrir a la protección legal dé los espacios, apoyar proyectos agroambientales y evitar la utiliación de pesticidas en grandes dosis

Por otro lado, a la vista del buen resultado que han dado en Cataluña y Extremadura, sería conveniente continuar y extender el programa de instalación de cajas de nido y apoyar un seguimiento científico de la especie en toda su área de distribución.

¿Cuantas carracas quedan?

Se da una cifra máxima de 180.000 parejas para la población mundial, que ha experimentado retrocesos notables en las últimas décadas, Incluyendo su desaparición de varios países europeos. La población europea de Coracias garrulus se estima en 53.000-110.000 parejas, a la ve que la española puede rondar las 6.600 parejas. En nuestro país se hace cada ve más escasa en la ona centro y el sur, mientras en Extremadura parece mantenerse estable.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *