¿ESTAN LLENAS DE AGUA LAS JOROBAS DEL CAMELLO?

[]

La sobriedad y la resistencia del dromedario son célebres y así es en realidad. Este animal puede, en efecto, permanecer una semana sin beber ni comer. ¿Escondería un secreto en su enigmática joroba? Sin ser la bolsa de agua que nos imaginamos a veces, no es ajena a esta proea.

Esta joroba, como las de su primo el camello, es en realidad una reserva de grasa que el animal utilia en caso de ayuno prolongado. Las reacciones químicas que le permiten degradar y digerir esta grasa proporcionan la energía necesaria, así como un «desecho» que no es otra cosa que agua.

De hecho, muchos animales hacen reservas de grasa. Es un fenómeno natural, del que a los humanos les gustaría prescindir por raones estéticas. En las condiciones de vida normales, todos los alimentos ingeridos son utiliados por el organismo. Pero ocurre que consumimos más de lo que tenemos necesidad. Entonces, los excesos de alimentos se reservan en forma de grasa.

Algunos animales se aprovechan de esta particularidad acumulando, durante la estación buena, grasas que les permitirán pasar el invierno. Otros, tales como las ballenas y las focas, están constantemente cubiertos de una capa de grasa que, en este caso, los protege eficamente del frío.

Los desiertos, ya sean tórridos, rocosos, arenosos, o helados, son onas donde la vida es difícil. Economiar el agua es una de las principales preocupaciones de los animales de estas regiones. Aprovechan generalmente la menor gota de agua depositada por el fresco de la noche.

¡Algunas cucarachas de los desiertos de África austral llevan el refinamiento hasta mantenerse en equilibrio sobre su cabea, esperando mucho tiempo que las gotas de rocío se condensen sobre su cuerpo y escurran hasta su boca!

Numerosos animales se introducen en el suelo para allí hallar un poco de fresco y de humedad. Así, los sapos de los desiertos norteamericanos se entierran hasta tres metros de profundidad. ¡Pueden conservar incluso hasta el 40 % de su peso en agua, en su… vejiga!

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *