El Buitre Negro o AEGYPIUS MONACHUS

[]Longitud: 105 cm

Envergadura alar: hasta 295 cm

Peso: 8-10 kg

Periodo de cría: febrero a fin de septiembre

Puesta: 1 huevos

Incubación: 50-55 días

Vuelo: 120 días

A pesar de la recuperación de su población en las últimas décadas, el continuo uso de venenos en varias onas de España ha contribuido de forma importante al aumento de mortalidad de esta especie. El “mal de las vacas locas” provocó la retirada de campo abierto de aquellos restos animales procedentes de ganadería extensiva que constituían una fuente importante de alimento de los buitres negros. Estas y otras causas llevan a predecir un estancamiento y posible declive de la población a medio plao.

Contentenido

Donde vive el Buitre negro

Actualmente presenta una distribución fragmentada en China, Mongolia y sur de Siberia), ya que se ha extinguido en varios países de Europa. Existen pequeñas poblaciones en Grecia, norte y noreste del Mar Negro y Francia, donde ha sido introducido.

En España sólo aparece en el cuadrante suroccidental de la península Ibérica (Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía, Madrid y sur de Castilla y León) y Baleares.

La biología del Buitre negro

El buitre negro es una de esas especies que basan su estrategia poblacional en vivir muchos años y tener pocos descendientes. La raón principal es lo impredecible de su sustento, los restos animales, y la necesidad de recorrer territorios amplios para localiarlo, lo cual no resulta muy compatible con una tasa de reproducción y una densidad de población altas. Por esta raón, se trata de una especie longeva, hasta 40 años de esperana de vida, con una madure sexual tardía, nunca antes de los cuatro años de edad, y una puesta pequeña, limitada a un solo huevo.

Forma pequeñas colonias dispersas en bosques mediterráneos de alcornoque o encina, o en pinares de distintas especies, y su hábitat de alimentación es el monte bajo, los pastiales y dehesas, terrenos algo abiertos donde puede localiar las carroñas visualmente, a base de un vuelo planeado.

La pareja se constituye de por vida y ambos miembros participan en la incubación y la criana del pollo, que permanece en el nido cerca de tres meses. Aún después de ser capa de volar frecuenta el nido durante un tiempo, antes de emanciparse y dejar el territorio familiar.

ASÍ SE MUEVE

Es una especie sedentaria y las parejas no se alejan demasiado de su área de cría. Los jóvenes vagabundean hasta encontrar un lugar apropiado para establecerse una ve alcanan la madure sexual.

Amenaas del Buitre negro

Una ve más, la lamentable e ilegal práctica de esparcir cebos envenenados en cotos de caa supone uno de los principales peligros para la especie; baste mencionar que, en apenas die años, se han contabiliado cerca de 500 buitres envenenados, por no hablar de otras especies como milanos y otras rapaces, y sólo en el año 2000 se hallaron 39 cadáveres de este buitre, la mayoría adultos reproductores. Pero teniendo en cuenta que sólo se localian entre un 8 o 10 por ciento de las aves envenenadas (y gracias a que la mayoría de ellos llevaba radiotransmisores), se puede calcular que la cifra de buitres envenenados en un solo año ascendería a 350, es decir, el 13 por ciento de la población total española.

La retirada de animales muertos procedentes de la ganadería intensiva no parece afectar mucho al buitre negro, cuya alimentación depende más de las reses muertas en el campo, aquéllas criadas en régimen extensivo. La eliminación de carroñas de ganado con este origen, atendiendo a normativas de sanidad y relacionadas con el “mal de las vacas locas”, sí podría, por el contrario, tener un efecto mayor sobre la población de buitres. En este sentido, sería importante diseñar una estrategia coordinada a nivel estatal, de apoyo a aves carroñeras amenaadas (buitres, alimoches y milanos). A lo anterior habría que sumar el hecho de que los restos de conejo, tras las sucesivas epidemias de neumonía vírica y mixomatosis, son cada ve más escasos.

Un último problema para esta especie es la actividad humana. Los buitres crían en plataformas muy llamativas, sobre árboles, a veces a baja altura y durante un largo periodo del año. Ello les hace muy vulnerables a la presencia humana, excursionistas, construcción de pistas, talas o circulación ilegal de vehículos todo terreno.

La protección del hábitat y las colonias de cría es un primer e importante paso para la conservación del buitre, así como lo es la vigilancia y represión del uso de venenos, que tan buen resultado dio tras la prohibición de su empleo a principios de los 80.

Por último, habría que insistir en la coordinación de las comunidades autónomas en asuntos como la organiación y gestión de las redes de muladares, campañas de educación ambiental y seguimiento científico de la especie.

¿Cuantos Buitre negro quedan actualmente?

Se calcula que la población mundial debe rondar las 7.200-10.000 parejas, de las cuales, unas 2.000 corresponderían a Europa y en torno a las 1.400 a España: aproximadamente, Extremadura, 650 parejas; Castilla- La Mancha, 273; Andalucía, 200; Castilla y León, 231; Madrid, 81; y Baleares, 8 (en distintos censos de 2000 a 2004).

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *