Cerceta carretona o Anas querquedula

[]Longitud: 51-66 cm

Envergadura: 63-69 cm

Peso: 900 g (machos); 700 g (hembras)

Periodo de cría: abril a agosto

Puesta: 7-9 huevos

Incubación: 22-24 días

Vuelo: 40-45 días

Como otras anátidas, la carretona en España se halla en la periferia de su área de distribución y en el límite de lo que a condiciones de hábitat óptimas se refiere. Su población es muy pequeña, no llega a 100 parejas, y su cría, esporádica en la mayor parte de las localidades. La degradación y progresiva pérdida de hábitat constituye su principal amenaa.

Ocupa una amplia franja desde el centro y norte de Europa occidental, donde su distribución está más fragmentada, por todo el centro de Asia hasta el océano Pacifico. En España sólo cría de forma regular en las marismas del Guadalquivir y en los Aiguamolls de l’Empordá (Girona) y esporádicamente en algunas localidades de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Valencia y País Vasco.

Contentenido

Biología de la Cerceta carretona

Es un pato de aguas dulces y poco profundas, con abundante vegetación que le sirva de refugio, siempre que la cobertura no sea excesivamente densa o alta. Se alimenta sobre todo de materia orgánica animal, que obtiene filtrando el agua; dieta que complementa con materia vegetal de diverso origen: semillas, raíces o tallos verdes.

Instala el nido en prados inundables, vetas marismeñas e incluso onas secas y cultivos, siempre que disponga en las proximidades de aguaales abiertos rodeados de vegetación, ya sean lagunas, estanques o ríos y canales de drenaje con poca corriente. Su dependencia de los niveles de agua se traduce en un retraso de la nidificación acorde con las condiciones hídricas; si éstas no son las idóneas, las cercetas no llegan a criar.

Fuera de la época nupcial no es tan selectiva con el hábitat y puede ocupar láminas de agua con menos vegetación, aguas salobres, salinas litorales y aguaales más someros de lo que exige para criar. Su presencia en invierno en España resulta excepcional y algo más abundante en los pasos migratorios.

¿Donde vive la Cerceta carretona

Es una anátida migradora que inverna en África subsahariana, en la India y en el sureste asiático. En la Península es relativamente común en onas litorales, entre maro y abril, en su paso prenupcial camino de sus áreas de cría en el norte, y mucho menos abundante en el paso otoñal hacia el sur, en los meses de agosto y septiembre.

Amenaas de la Cerceta carretona

Las aguas dulces y someras, el hábitat preferido de las carretonas, resulta ser también uno de los aguaales más codiciados para su desecación y transformación en terrenos de cultivo, motivo por el cual se han perdido muchas hectáreas de humedales en España durante el pasado siglo. La desaparición de su hábitat de cría y de masas de agua similares en sus onas de invernada, unido a ciertos periodos de sequía, deben haber afectado a las poblaciones de cercetas ibéricas y, en parte probablemente, al resto de las poblaciones de Europa occidental.

La caa parece ser otro factor de desequilibrio de la población de carretonas. En España no era una piea infrecuente cuando se permitía la caa a lo largo del mes de maro y, según ciertas estimaciones, en Europa se matan del orden de 0,5 a 1 millón de cercetas anualmente, lo que parece sobrepasar con creces la capacidad de recuperación de las poblaciones. La relación entre la utiliación de perdigones de plomo y el envenenamiento por este metal está plenamente demostrada y es un factor más de riesgo para las acuáticas.

La introducción de especies exóticas es un problema añadido que afecta no sólo a la cerceta, sino a otras acuáticas amenaadas como la focha moruna. Se trata del cangrejo americano y la carpa, cuya capacidad de alterar la vegetación y, por tanto, el hábitat de las aves, incide de manera importante en su capacidad de reproducción.

Cualquier programa de conservación de la carretona en nuestro país habrá de pasar por la protección de las onas de cría de la especie, la recuperación o mantenimiento de pequeños aguaales (arroales abandonados o prados inundados), la prohibición del uso de plomo en la caa en onas húmedas y la cooperación con los países de invernada, como los africanos, con el fin de evitar la pérdida de estos hábitats estratégicos.

Cuantas quedan actualmente

Resulta difícil hacer una estimación de la población mundial, que debe sobrepasar ampliamente los 2,5 millones de aves en base a los datos de invernada. La población reproductora europea debe rondar las 600.000-1.000.000 de parejas, aunque la correspondiente a Europa occidental parece estar en declive. La población reproductora española varía mucho dependiendo de la disponibilidad de agua, pero nunca supera las 100 parejas.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *