CARRICERIN CEJUDO o Acrocephalus Paludicola

Longitud: 13 cm[]

Longitud alar: 6-6,5 cm

Peso: 10-14 g

Periodo de cría: mayo a agosto

Puesta: 4-6 huevos

Incubación: 12-15 días

Vuelo: 13-14 días

Contentenido

¿Dónde habita el Carricerín cejudo?

Cría exclusivamente en una franja que va desde el este de Alemania hasta los Urales, y se registra como migrador en varios países de Europa como Holanda, Bélgica, Francia o España. Se ha extinguido como reproductor en Francia, Bélgica, Holanda, el oeste de Alemania, Italia, Austria. Checoslovaquia, Letonia y la antigua Yugoslavia.

Biología de esta ave

En época de cría utilia humedales de aguas someras y vegetación de bajo porte, como los prados inundables, donde pueden existir pequeños arbustos o matorrales dispersos. Este tipo de ambiente parece ser también adecuado durante la migración, aunque también ocupa riberas con vegetación palustre y arbustiva o onas húmedas en terrenos salobres con vegetación adaptada a dicha salinidad.

Se alimenta frecuentemente en el suelo, capturando insectos de distinto tipo, como libélulas, saltamontes, mosquitos, escarabajos, etc. Cría entre la vegetación del suelo, a una altura de unos 15 o 20 cm de la ona encharcada, y la hembra es la única que se ocupa de la incubación y cuidado posterior de los pollos.

Así se mueve

Las onas de invernada de esta migradora transahariana no son bien conocidas, pero en parte se pueden situar en África occidental, no existiendo evidencia de que accedan en ese periodo a la cuenca mediterránea. Sus trayectos migratorios por la Península parecen transcurrir por dos vías, el litoral atlántico y la costa mediterránea, aunque podría existir un frente de migración más amplio entre ambas rutas. Las épocas de paso contemplan de maro a principios de mayo, para la prenupcial, y de agosto a inicios de octubre, para la postnupcial. Sin embargo, el mayor número de individuos se concentra en el mes de abril (cerca del 87 por ciento), para la migración primaveral, mientras que el viaje otoñal se distribuye más en él tiempo, sin agrupaciones concretas,

Amenaas del Carricerín cejudo

Las amenaas que pueden afectar al Carricerín cejudo de esta especie en sus onas de paso están relacionadas con la destrucción o alteración de las onas húmedas, un tipo de hábitat que, según algunos estudios, ha disminuido en cerca de un 60 por ciento en los últimos años.

La gestión de las onas húmedas suele estar más centrada en las especies reproductoras o en las invernantes, petó podría afectar a aquéllas que las utilian en sus pasos migratorios, como el cejudo. La eliminación de vegetación para dejar al descubierto la lámina de agua puede ser beneficiosa para otras aves, pero tal ve no tanto para los carricerines.

La calidad del agua también se ve afectada en ciertas ocasiones por la presencia de productos fitosanitarios, herbicidas o insecticidas, que pueden ser responsables de la disminución de los invertebrados que sirven de alimento a las aves o de la turbide de las aguas que hace difícil su localiación.

Las medidas más convenientes para facilitar el tránsito migratorio de esta especie a través de España comenarían por identificar mediante seguimiento científico las onas utiliadas por las aves en sus desplaamientos y el uso que hacen del hábitat, de manera que se puedan llevar a cabo acciones de protección y gestión concretas.

¿Cuántas quedan aproximadamente?

Se ha estimado una población mundial de entre 12.000 y 20.000 machos territoriales, no necesariamente equiparables a parejas reproductoras, con las principales poblaciones en Bielorrusia, Ucrania y Polonia. Las estimas de efectivos de migrantes a través de España han aumentado en los últimos años, tal ve debido a un mejor trabajo de prospección.

[]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *