Aguilucho cenio o Circus pygargus

[]Longitud: 40-45 cm

Envergadura: 100-110 cm

Peso: 300-400 g

Periodo de cría: abril a finales de junio

Puesta: 3-5 huevos Incubación: 30-32 días

Vuelo: 32-34 días

Hace años que esta rapa sufre los problemas derivados de los cambios agrícolas, básicamente la intensificación de los cultivos de cereal donde cría y el empleo de maquinaria en plena época de reproducción. No existen datos fiables de sus tendencias demográficas, pero el seguimiento reciente en algunas onas y el aumento de las amenaas hacen prever un rápido declive de la población.

Contentenido

Biología del Aguilucho cenio

El cenio es una especie propia de espacios abiertos, con vegetación baja que varía desde los campos de cereal, su ambiente más típico, hasta los almajares de marisma, pasando por breales y parameras. Todos estos terrenos resultan idóneos paca las técnicas de caa de esta rapa, consistente en desplaarse a baja altura en un vuelo de batidos lentos y largos planeos. De esta forma localia insectos, reptiles, aves y roedores, la base de su alimentación.

Para criar, sin embargo, prefiere los campos de cereal, donde el nido queda bien camuflado pero expuesto a ser destruido por una máquina cosechadora, ya que la temporada de cría coincide con la recolección de las variedades tempranas de cereal, cada ve más frecuentes. Forman colonias laxas y por ello resultan más abundantes en algunas onas aunque las condiciones sean similares a otras donde están ausentes. La ocupación de una ona para la cría depende de la abundancia de alimento, plagas de roedores o insectos por ejemplo, que determina además su éxito reproductor.

La mayor parte de las hembras comienan a criar a los dos años de edad y los machos a los tres, pero en años de abundancia los jóvenes pueden comenar las tareas reproductoras antes,

Así se mueve le cenio

Es una especie migradora que inverna en las onas de sabana entre Senegal y Sudán, y desde aquí, por el este del continente, hasta la región de El Cabo (Sudáfrica). Las poblaciones orientales invernan en el subcontinente indio. Existe un notable paso de aguiluchos europeos en migración a través del estrecho de Gibraltar, entre los meses de maro-abril y agosto-septiembre. Entre el fin de la cría y el inicio de la migración se dispersan por la Península.

Amenaas de esta ave

Como ya se ha comentado, una de las principales causas de fracaso reproductor de esta especie es la destrucción de nidos durante la recolección del cereal. La intensificación de los cultivos implica una mayor utiliación de maquinaria de grandes dimensiones, cuya actividad se solapa con el periodo de incubación o cría de los cenios, debido a la implantación cada ve mayor de cereales de ciclo corto. Se ha calculado que un 60 por ciento de los pollos de onas cerealistas aún son incapaces de volar en el momento de la cosecha, y un descenso del éxito reproductor de un 60 por ciento supone, sin duda alguna, un grave declive de la población a un plao no muy largo. Un problema adicional de los nuevos usos agrícolas es el uso de pesticidas y otros productos químicos en grandes cantidades, lo que supone una fuente de contaminación para los aguiluchos y una disminución de sus presas más frecuentes, insectos y roedores. Aunque no hay datos cuantitativos para España, la situación debe ser similar a la de Holanda o Francia, donde sí se han llevado a cabo estudios sobre la incidencia de los cambios agrícolas en esta especie. En general, los cambios en la política agraria de la UE, la sustitución de los secanos por regadíos y otras medidas similares pueden afectar seriamente los niveles de población de esta especie y su distribución actual.

Un factor de amenaa adicional es la caa ilegal. En onas de caa menor no es infrecuente la muerte de aguiluchos por disparo, y en Castilla-La Mancha, por ejemplo, se persigue a los aguiluchos y se destruyen sus nidos de forma intencionada.

En cuanto a medidas de conservación emprendidas, en buena parte de las comunidades autónomas existen programas de salvamento de los pollos en el momento de la cosecha, y en Jaén se apoya económicamente a los agricultores mediante un seguro, que cubre el riesgo por retraso de la cosecha mientras los aguiluchos finalian la cría. Todas estas medidas deben mantenerse y ampliarse, además de llevar a cabo actuaciones en onas concretas de vegetación natural donde críen los cenios y promover o continuar los estudios científicos sobre la especie, censos nacionales de población y requisitos ecológicos. Las campañas de sensibiliación son también de gran utilidad, especialmente en los medios cinegéticos.

Cuantos quedan en la actualidad

La población europea se estima en 30.000 a 60.000 parejas. En España crían del orden de 4.000 a 5.000 parejas. Aunque no existen censos recientes. Castilla y León, Andalucía y Extremadura, por este orden, mantienen las mayores poblaciones.

Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *